Mi particular guía de Berlin – segundo día

Suena el despertador y por una vez no importa madrugar, porque estamos en Berlin, es el segundo día y nos queda tanto por ver!! (si te perdiste nuestro primer días en Berlín puedes verlo aquí) Tras desayunar, nos dispusimos a coger el metro en Alexanderplatz hasta la estación Gesundbrunnen para comprar allí mismo las entradas que nos permitirían visitar, de la mano de un guía, uno de los búnker que existen en Berlin. A este bunker se accede por el metro, y es una sociedad sin ánimo de lucro la que organiza estas visitas, Berliner Unterwelten E.V. Dedicada a la investigación y documentación de estructuras subterráneas como ésta.

Hicimos el tour 1, Mundos en tinieblas, sobre la Segunda Guerra Mundial y protección antiaérea, y nos costó 10 euros y duró 90 minutos. He de decir, que es una excursión muy recomendable, y sobretodo si tienes un guía como el que nos tocó, que se llamaba Christian y que hizo la visita muy interesante.

Memorial Site - muro de Berlín

Memorial Site – muro de Berlín

De ahí, fuimos en metro a la parada Bernauerstrabe, en la línea U8, donde visitamos el memorial site del muro de Berlín. Se acercaba la hora de comer, y decidimos ir hacia la isla de los museos.

Pecera gigante Berlín - Hotel Blu Radisson

Pecera gigante Berlín – Hotel Blu Radisson

Pero antes de entrar en ellos, visitamos la recepción del Hotel Blu Radisson, que tiene una pecera inmensa en forma de tubo que sube hasta te techo y que merece la pena ver y nos paseamos por la catedral y la torre de televisión, a la que no llegamos a subir. En esta misma plaza, paramos a comer en Alex, un sitio que no estuvo nada mal.

Cuando terminamos de reponer fuerzas, visitamos 2 museos, el Neues Museum (Museo Nuevo) y el Museo de Pérgamo, los dos totalmente recomendables, pero si tuviera que escoger no me marcharía de Berlin sin ver el busto de Nefertiti en el Museo Nuevo: absolutamente increíble.

 

Deseando darnos una ducha, decidimos volver al hotel y prepararnos para ir a cenar, esta vez, en un sitio muy pequeño, en Hackesche Höfe, donde degustamos otros dos platos típicos: el wiener schnitzel y un apfelstrudel que estaban de muerte.

Isla de los Museos

Isla de los Museos

Y tras unas cervecitas tamaño XL estábamos listas para volver al hotel a descansar, ya que tan sólo nos quedaba un día para disfrutar de esta maravillosa ciudad…

Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s