Las mejores Galletas de Chocolate

Yes, I´m back! Y lo mejor de todo es que os traigo una receta para abandonar definitivamente la operación bikini, que seamos realistas, ya ha pasado el momento, asi que centrémonos en disfrutar de este verano y ya nos pondremos con la operación bikini la próxima temporada🙂

Como os decía, os traigo la receta de cookies de chocolate, en serio, las mejores galletas que hayáis probado, y no sólo lo digo yo, que son muchos los “catadores” amantes del chocolate que casi mueren por ellas.

Galletas de Chocolate

Galletas de Chocolate

Pero vamos al lío, ingredientes:

250g mantequilla
140g azúcar
Azucar avainillado (1 cucharada sopera)
1 huevo
250g harina
50g cacao en polvo (Valor)
sal
170g chocolate en tableta

Ahora vamos con el paso a paso de esta sencillísima receta:

Calienta el horno a 180 grados. Mezcla en un bol la mantequilla y el azúcar avainillado con una cuchara de madera. Cuando esté bien mezclado añade una yema de huevo y vuelve a mezclar.

Añade la harina, el cacao en polvo y una pizca de sal a través de un colador poco a poco y mézclalo todo. Trocea el chocolare en trozos pequeños e incorpóralos a la mezcla.

Prepaprando la mezcla - Receta Cookies de chocolate

Prepaprando la mezcla – Receta Cookies de chocolate

Una vez mezclado, vete haciendo bolas con las manos y ponlas en papel para horno, aplastándolas un poco con tus propios dedos. Con estas cantidades salen unas 15 galletas, pero son contundentes. Mételas en el horno y déjalas unos 12-15 minutos. Retíralas aunque parezcan blandas y déjalas enfriar, así terminarán de hacerse.

Galletas en el horno

Galletas en el horno

Ahora queda la mejor parte, probarlas!

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

¿Cómo hacer el mejor roscón de reyes?

Visto el éxito que tuvo tanto en las redes sociales como entre los que lo “cataron”, he decidido contaros lo fácil que es hacer un roscón de reyes casero. Os prometo que era la primera vez que lo hacia y salió mucho más rico que los que compramos.
Lo primero a tener en cuenta es que es fácil de hacer pero se tardan unas cuantas horas.
Antes de nada debemos preparar la masa madre, que haremos mezclando simplemente 25 gramos de levadura fresca (en Mercadona la venden) con dos o tres cucharadas de harina de fuerza (estas cucharadas las descontaremos de los 650 gramos que usaremos en total de harina) y un poco de los 250ml de leche templada que usaremos más tarde. Una vez tenemos mezclados estos tres ingredientes en un bol, lo tapamos y lo ponemos en un lugar templado (yo lo pongo debajo de un radiador) tan solo por 10 minutos, tiempo suficiente para que fermente.

masa fermentada para Roscón de reyes

masa fermentada para Roscón de reyes

Una vez que haya fermentado mezclamos en un bol grande los siguientes ingredientes:
120 gramos de azúcar, 2 huevos, el resto de la harina, resto de la leche templada, la ralladura de un limón y una naranja, 10 gramos de sal, la masa que habíamos dejado fermentar, dos cucharadas y media de agua de azahar y al final, añadimos los 120 gramos de mantequilla derretida. Mezclamos todo con una cuchara de madera, y cuando esta mezclado uniformemente, lo ponemos en una mesa para amasarlo durante unos minutos. Una vez amasado, hacemos una bola y la ponemos en un bol, cubierto con dos trapos de cocina húmedos debajo del radiador. Esta vez, tendremos que dejarlo reposar dos horas, de modo que aumente su tamaño por dos.
Una vez pasado el tiempo, volvemos a amasar la masa un poco y le damos la forma del roscón (haced el agujero bastante grande porque encoge mucho). Preparamos la rejilla del horno con un poco de papel de horno, y colocamos nuestro roscón en ella, cubriéndolo de nuevo con un trapo de cocina. (Si encendemos un poco el horno y lo apagamos, podremos dejar reposar nuestra masa de roscón en el, ya que será un lugar cálido sin que empiece a cocinarse). Dejamos reposar nuestro roscón al menos una hora, y mientras tanto preparamos la decoración de nuestro roscón de reyes. Yo compre fruta escarchada y la corté en trozos pequeños. Para el azúcar, podéis coger un bol pequeño y poner un par de cucharadas grandes de azúcar con unas gotas de agua, al mezclarlo veréis que se apelmaza el azúcar, y eso es lo que buscamos. Por otro lado, tened listas las almendras laminadas y un huevo batido con unas gotas de leche, para evitar que se ponga muy “moreno”.

Mi roscón de reyes

Mi roscón de reyes

Cuando la hora ha pasado, sacamos la masa del horno y lo encendemos a 180 grados. Ahora es el momento de esconder la figurita en el roscón y empezar a decorar. Primero pintamos el roscón con el huevo con un pincel suavemente, después añadimos la fruta escarchada, las almendras y el azúcar.
Solo debemos dejarlo 20 minutos en el horno para poder degustarlo, y si es con un chocolate caliente y buena compañía mejor que mejor! Espero que lo probéis y me contéis!

Esto es lo que quedó del roscón...

Esto es lo que quedó del roscón…

Publicado en Recetas, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Guia de Berlín: The End

Empezaba la cuenta atrás, aquello que no viéramos este día no lo veríamos si no volvíamos a Berlin. Así que, nos levantamos temprano y nos dirigimos a hacer cola en frente del Parlamento para reservar las entradas al mismo. Las reservamos para última hora, a las 6 y así veríamos Berlin iluminado. He de recordar, que además era el fin de semana del aniversario de la caída del muro de Berlin (9 de noviembre), y que habían puesto un muro de globos blancos en donde antes estaba el muro que separó la ciudad en dos, por lo que ver la ciudad de noche desde el Parlamento, cobraba aún más sentido.

Cúpula del Parlamento de Berlín

Cúpula del Parlamento de Berlín

Tras una larga cola, finalmente con nuestros tickets en la mano, nos dirigimos al museo a los judíos, para poder perdernos entre estas piedras gigantes y verlo con tranquilidad, ya que el primer día lo vimos sólo de pasada. Cuando terminamos, nos fuimos andando hacia el Sony Center, que se encuentra en Postdamplatz donde nos llevamos la grata sorpresa de ver que habían puesto algunos puestos de navidad y, aún mejor, un tobogán de hielo gigante por la que podías deslizarte en donuts gigantes, así que no nos lo pensamos dos veces, pagamos nuestro 1,50 y nos tiramos mientras nos echamos unas risas.

Monumento a los judíos

Monumento a los judíos

Llegaba la hora de la comida, y lo teníamos claro, teníamos que probar el famoso kebab de Mustafa’s, así que cogimos un autobús y llegamos justo a tiempo de ponernos en una inmensa cola que salía de un puesto minúsculo. Tras media hora larga, teníamos en nuestras manos el mejor kebab que habíamos comido, por lo que la espera mereció la pena sin duda.

Kebab!!!

Kebab!!!

Menos mal que ella entiende un mapa!!

Menos mal que Elena entiende un mapa!!

Cuando terminamos, nos fuimos a tomar un cafe cerca del Checkpoint Charlie para entrar en calor, y de ahí fuimos al museo Topografía del Terror, probablemente una de las exposiciones que más me han gustado a lo largo de toda mi vida. Se trataba de una exposición de fotos y documentos amplísima, con explicaciones sólo en inglés, así que si no sabéis inglés no os gustará tanto, de cómo utilizaban el terror como medio de represión y control, sin duda, muy interesante, tanto que cuando nos dimos cuenta llevábamos 3 horas allí!! Así que salimos pitando hacia el Parlamento, que teníamos hora para subir a la cúpula. Fuimos corriendo pero finalmente llegamos a tiempo.

Visitar la cúpula del Parlamento es gratis y además, te dan una audioguía bastante interesante que no solo te va explicando todos los edificios que vas viendo mientras asciendes, sino la maravillosa arquitectura y curiosidades de la propia cúpula. Altamente recomendable sin duda.
Una vez que habíamos terminado la visita, decidimos ir a dar un paseo por los alrededores, donde podías encontrar también pantallas en la calle donde se contaba la historia de la caída del muro, con imágenes reales que te ponían la piel de gallina.

Iluminació Berlín Aniversario

Iluminació Berlín Aniversario

Además, esa misma tarde, hubo algunos conciertos en la Puerta de Brandenburgo, que desafortunadamente no pudimos ver, ya que cuando llegamos habían terminado! Así que nos tomamos unos perritos calientes y una buena cerveza para despedirnos de Berlín, aunque me ha gustado tanto esta ciudad, que espero que no haya sido una despedida sino un simple hasta pronto!

Publicado en Viajes | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Mi particular guía de Berlin – segundo día

Suena el despertador y por una vez no importa madrugar, porque estamos en Berlin, es el segundo día y nos queda tanto por ver!! (si te perdiste nuestro primer días en Berlín puedes verlo aquí) Tras desayunar, nos dispusimos a coger el metro en Alexanderplatz hasta la estación Gesundbrunnen para comprar allí mismo las entradas que nos permitirían visitar, de la mano de un guía, uno de los búnker que existen en Berlin. A este bunker se accede por el metro, y es una sociedad sin ánimo de lucro la que organiza estas visitas, Berliner Unterwelten E.V. Dedicada a la investigación y documentación de estructuras subterráneas como ésta.

Hicimos el tour 1, Mundos en tinieblas, sobre la Segunda Guerra Mundial y protección antiaérea, y nos costó 10 euros y duró 90 minutos. He de decir, que es una excursión muy recomendable, y sobretodo si tienes un guía como el que nos tocó, que se llamaba Christian y que hizo la visita muy interesante.

Memorial Site - muro de Berlín

Memorial Site – muro de Berlín

De ahí, fuimos en metro a la parada Bernauerstrabe, en la línea U8, donde visitamos el memorial site del muro de Berlín. Se acercaba la hora de comer, y decidimos ir hacia la isla de los museos.

Pecera gigante Berlín - Hotel Blu Radisson

Pecera gigante Berlín – Hotel Blu Radisson

Pero antes de entrar en ellos, visitamos la recepción del Hotel Blu Radisson, que tiene una pecera inmensa en forma de tubo que sube hasta te techo y que merece la pena ver y nos paseamos por la catedral y la torre de televisión, a la que no llegamos a subir. En esta misma plaza, paramos a comer en Alex, un sitio que no estuvo nada mal.

Cuando terminamos de reponer fuerzas, visitamos 2 museos, el Neues Museum (Museo Nuevo) y el Museo de Pérgamo, los dos totalmente recomendables, pero si tuviera que escoger no me marcharía de Berlin sin ver el busto de Nefertiti en el Museo Nuevo: absolutamente increíble.

 

Deseando darnos una ducha, decidimos volver al hotel y prepararnos para ir a cenar, esta vez, en un sitio muy pequeño, en Hackesche Höfe, donde degustamos otros dos platos típicos: el wiener schnitzel y un apfelstrudel que estaban de muerte.

Isla de los Museos

Isla de los Museos

Y tras unas cervecitas tamaño XL estábamos listas para volver al hotel a descansar, ya que tan sólo nos quedaba un día para disfrutar de esta maravillosa ciudad…

Publicado en Viajes | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Mi particular guía de Berlín – Día 1

Que mejor mes que noviembre para hacer una escapada con una amiga a cualquier ciudad europea? Pues eso mismo pensamos nosotras cuando, sentadas en nuestro punto de encuentro favorito de Madrid “Mamá Framboise”, de repente teníamos billetes y hotel con destino Berlin.

Desde hace unos años, siempre que viajo intento hacer el free tour de Sanderman, que muchos de vosotros conoceréis, ya que se trata de un tour donde el precio lo pones tú al final del mismo,en función de lo que te haya gustado. Debido a esto precisamente, los guías suelen ser gente con mucha energía y con cantidad de cosas curiosas que contarte, además, suelen darte recomendaciones personales de sitios donde comer, o exposiciones que ver, o rincones escondidos que descubrieron gracias a vivir en esa capital. Como os decía, para mí es costumbre hacer un tour el primer día, ya que además de aprender cositas te “ubicas” en la ciudad y te haces un pequeño esquema mental de lo que quieres ver y cómo quieres verlo.

En el caso de Berlín, el punto de encuentro era en el Starbucks de la Puerta de Brandenburgo, desde donde se iniciaba el recorrido que duró dos horas y media. De ahí pasamos al monumento a los judíos, una gran cantidad de cubos pequeños y grandes, donde llegas a experimentar mientras te pierdes entre ellos, esa sensación de angustia que pretende representar.

Puerta de Brandemburgo de noche

Puerta de Brandemburgo de noche

Museo a los judíos

Un poco mas adelante, descubrimos donde se localizaba el búnker del propio Hitler, cuya localización no desvelaré… Tras una breve parada en la zona de los ministerios y un café rápido en Lara’s, continuamos hacia uno de los puntos más emblemáticos de la ciudad, el tristemente conocido punto fronterizo Checkpoint Charlie.

Checkpoint Charlie

Checkpoint Charlie

Con el tour, llegamos hasta la plaza conocida por la plaza de la tolerancia, que alberga la ópera y dos iglesias gemelas, para luego pasar a la plaza de la intolerancia, donde se llevó a cabo la famosa quema de libros. Y el tour llego a su fin, con un monumento a todas las víctimas que las guerras y políticas han dejado a lo largo de su historia, un monumento que corta la respiración, la Neue Wache.

Neue Wache

Neue Wache

Una vez llegados a este punto, volvíamos a estar a nuestro aire, y no dudamos en volver a la zona del Checkpoint Charlie a comernos una currywurst (salchicha típica alemana con curry) que estaba buenísima y un Special Hot Dog, que no tenía nada que envidiar. Como comimos en la calle y hacia frío, decidimos irnos a tomar un café para entrar en calor, antes de dirigirnos a la East Side Gallery, que me parece un auténtico vicio para todos los amantes de la fotografía. Os dejo algunas muestras de imágenes superamosas que lo mismo no sabíais que salieron de este muro.

Muestra East Side Gallery

Muestra East Side Gallery

Muestra East Side Gallery

Muestra East Side Gallery

Muestra East Side Gallery

Muestra East Side Gallery

No os he contado que a pesar de que Berlin, como todas aquellas ciudades que quieres conocer bien, hay que pateársela, cogimos una tarjeta que combinaba transporte y entradas a museos para 72 horas por 39€. La verdad, que con que entres en dos museos ya lo has amortizado, y con el frío que hace, siempre apetece coger algún bus o tranvía para volver a casa.

Pues bien, resulta que nos dieron una guía con esta tarjeta que tenía descuentos en sitios, y uno de ellos, nos sedujo lo suficiente con su “comida casera alemana” y su 25% de descuento, así que no nos lo pensamos y fuimos a la zona de Friederich, a “Berliner Republik” donde los precios de la cerveza fluctúan como si de un antiguo mercado se tratara, por lo que tienen pantallas para ver los precios, como si de un mercado de valores se tratase.

Y sin mas, emprendimos nuestra vuelta al hotel, cerca de Alexanderplazt para recuperarnos y afrontar nuestro segundo día en Berlin, que os lo contare el próximo día! Pero esa misma noche, ya me fui a la cama con la sensación de que era una ciudad diferente, con mucha historia y muchos sentimientos guardados, que poco a poco, iríamos descubriendo.

Publicado en Uncategorized, Viajes | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario